Dúchate naturalmente

La ducha diaria se ha convertido en una rutina que nos ayuda a mantener la higiene y a relajarnos, pero debemos tener en cuenta que el contacto del agua (sobre todo si está muy caliente) sobre nuestra piel y el uso de determinados geles pueden secar e incluso irritar tu piel. Planteate hacer tus duchas más ecológicas
A continuación, te ofrecemos unos consejos para hacer de la ducha el acto más hidratante del día:

La mejor manera de lavar la piel es con agua pura. El gel o jabón pueden eliminar la capa natural protectora de la piel y pueden llegar a causar sequedad, picores, piel envejecida o deteriorada.Procura reducir el uso de estos productos, y utilizarlos sólo una vez a la semana por todo el cuerpo, mientras que en la zona de axilas e ingles se pueden utilizar en poca cantidad diariamente.

Utiliza un sistema descalcificador. Al salir de la ducha tu piel estará más suave y tersa de manera natural y verás aumentar estos beneficios con el tiempo.

El uso de la esponja también es muy importante, nuestra piel no necesita un exfoliado diario y ni siquiera varios días por semana, es mejor espaciarlos un poco más y realizar el lavado de nuestra piel con una esponja suave que no irrite nuestra piel.

Utiliza una crema natural hidratante después de la ducha. Hazlo siempre, como parte de tu rutina, y no cuando te acuerdes.

Son consejos que te da los expertos en duchas.

Reformas de baño

Sin comentarios.

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.