Tipos de mamparas de ducha

Una de las principales decisiones a tomar cuando vamos a cambiar la bañera por un plato de ducha es el tipo de mampara que se va a colocar.

Existen muchos tipos de mamparas de baño y/o ducha, tanto si se atiende a los materiales, como al número de hojas y a su forma de apertura y cierre.

Las mamparas pueden ser de material acrílico o de vidrio templado. El cristal es un material más noble, pero también más caro. Debe estar fabricado con paneles securizados para evitar peligros si se rompe. Puede estar matizado o no (diferente grado de transparencia) parar crear una atmósfera de mayor intimidad o tener diferentes tipos de dibujos y geometrías en ese matizado.

Los acrílicos tienen la ventaja de que se adaptan a platos de forma circular, si se desea, son muy ligeros a la hora de moverlos y mucho más económicos.

En cuanto a los perfiles, pueden ser de acero inoxidable, aluminio o de PVC, siendo más económicas las mamparas con perfilería en este último material (si es blanco).

Las mamparas pueden tener una hoja fija o una hoja batiente. O ser de hoja plegable, o bien corredera. Cualquieras de estas disposiciones permiten aprovechar el espacio de forma diferente, y por eso es tan importante seleccionar el tipo más adecuado a cada cuarto de baño.

Mampara de ducha o baño de una hoja: simplemente va fijada a la pared con una bisagra. Suele cubrir la bañera o plato de ducha en la zona donde están los grifos y un poco más. Es el modelo más sencillo.

Mampara de hoja batiente: la diferencia con la anterior es que la hoja es abatible hacia ambos lados si está fijada a un perfil de aluminio. O bien está fijada con una bisagra, con lo que se mueve solo hacia un lado… Por funcionalidad y precio, es una de las mejores opciones.

Mampara de hoja plegable: su principio de funcionamiento son dos o más hojas que puedes desplegarse a voluntad o replegarse sobre sí mismas. Permiten aprovechar muy bien el espacio en baños pequeños, por lo que su uso queda relegado sólo a este caso.

Mampara de hoja corredera: las hojas se solapan una con otra para acceder a la ducha y se despliegan a la hora del aseo. Prácticamente se usan ya sólo en las duchas, porque la limpieza de las bañeras resulta muy incómoda con este sistema

En DUCHAMANÍA somos expertos en duchas. Consulta siempre con profesionales.

Sin comentarios.

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.