Malos olores en el baño

Hoy nos pregunta un cliente como puede solucionar un problema en su baño. Tiene malos olores. Esta consulta es muy común y nos parecece interesante dar algún consejo para ayudarte a solucionar un problema tan desagradable.


Es muy común que el olor provenga de alguno de los sifones. Os recomendamos (más que para evitar malos olores, para evitar atascos) mantener las tuberías y los sifones limpios. Un mínimo mantenimiento realizado por nosotros mismos, nos evitará problemas en un futuro.
Los sifones se localizan en el desagüe de lavabos, inodoros o fregaderos. Su misión principal es evitar que los malos olores procedentes de las cañerías se dispersen por la estancia. Sin embargo, en ocasiones, puede ocurrir que los propios sifones sean la causa de olores desagradables. En general, estos tubos tienen forma de «s». En la parte curvada acumulan cierta cantidad de agua que actúa de barrera frente a los malos olores. Si el agua se seca o evapora, el olor de las cañerías y desagües encuentra vía libre para salir al exterior. Lo mismo ocurre cuando los residuos que se acumulan en ese punto se descomponen.

¿Como limpiar el sifón?
Para limpiar la suciedad del sifón hay que quitar el tapón situado en la curva, en general, y eliminar los residuos acumulados. Esta operación se debe repetir de manera periódica para evitar la descomposición de los restos allí depositados. Cuando los malos olores se deban a que el sifón se ha secado, como ocurre después de cerrar la llave de paso durante las vacaciones, será suficiente con abrir de nuevo el suministro y permitir que el agua circule. El nivel del agua en la curva debe ser, como mínimo, de cinco centímetros.
Cuando sea necesario desmontar el sifón para limpiarlo, conviene colocar debajo un cubo o recipiente que recoje la suciedad o el agua que pueda caer. Posteriormente, se enjuaga el sifón y se vuelve a colocar. Otra posibilidad es instalar una válvula de aireación, que dejes pasar el aire e impida que el sifón se vacíe.
No obstante, para evitar la acumulación de suciedad en la curva del sifón, lo más adecuado es no tirar por el desagüe ningún resto de comida, pelos u otros sedimentos que pueden obstruirlo. Hay que comprobar también que las juntas están unidas de manera correcta, sin fisuras o escapes de agua, y que el tapón cierra perfectamente.

Otra de las causas más habituales dentro de los malos olores de un baño se produce por culpa de una mala ventilación en las bajantes. Toda bajante, debe de estar ventilada en su parte superior. Cuando esta ventilación es insuficiente (mala circulación del aire o una sección del conducto de ventilación demasiado pequeña) se suele producir una depresión que arrastra el agua de los sifones, dejándolos vacíos. Esto sucede, por ejemplo, cuando se echa por el inodoro un cubo lleno de agua; es tal la cantidad de agua, y la fuerza con la que ésta se vierte, que se produce un efecto “bolo”, que absorbe el agua de los sifones. Para solucionar este problema, basta con facilitar la entrada de aire a la bajante. Existen válvulas de aireación especiales para esto, que colocándolas en la parte superior de la bajante soluciona gran parte del problema.

Si tu «desagradable» problema no se ha solucionado ponte en mano de profesionales, ellos darán con la solución.

Sin comentarios.

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.